realidad-virtual

 

Un provocativo informe de Bank of America Merrill Linch del mes de septiembre calculaba que para el año 2022 la industria de la Realidad Virtual tendrá un tamaño de en torno a 150.000 millones de dólares. En dicho informe, los investigadores del banco lanzaban una idea provocativa para mostrar de manera gráfica el enorme avance alcanzado en realidad virtual: hay entre un 20% y un 50% de posibilidades, decía el informe, de que estemos viviendo en Matrix.

Y si se trata de una tecnología de una indudable importancia en el presente, lo cierto es que se trata, como diría Celaya, de un arma cargada de futuro. Sus usos para el mundo de la empresa son múltiples tanto cara al cliente y al usuario como internamente.

Uno de los campos en los que la Realidad Virtual va a adquirir un peso muy relevante es el de los Recursos Humanos. No en vano, se trata de una tecnología que está llamada, según la opinión de muchos expertos, a transformar de manera profunda la gestión del talento.

El hecho de ser capaces de utilizar la realidad virtual para recrear situaciones reales de trabajo y de funciones supone un paso adelante definitivo a la hora de realizar una labor de reclutamiento más afinada. Asimismo, permitirá que los empleados puedan conocer perfectamente cuáles serán sus ocupaciones e incluso su entorno laboral antes de incorporarse a su puesto de trabajo, lo que facilitará su integración en el equipo.

También cambiará el modo de desarrollar el trabajo en equipo, dado que la Realidad Virtual facilitará el teletrabajo y la recreación de reuniones y encuentros virtuales.

Por último, la formación de los equipos será más fácil gracias a las posibilidades que ofrece la Realidad Virtual en cuanto a simulaciones de escenarios relacionados con el trabajo que permiten generar un entorno inmersivo y de aprendizaje incomparable. El uso de estas herramientas para la formación continua del profesional en cualquier circunstancia permite asimismo mejorar la seguridad laboral.

 

bg-slider1.jpg

Ante las variaciones del mercado, las empresas se ven obligadas a cambiar constantemente sus estrategias de ventas y ser cada vez más creativos a la hora de acercar sus productos al gran público. Entre las nuevas estrategias que se están dando hoy en día, hay muchas interesantes que pueden dar lugar a ampliar los beneficios que se persiguen y la fidelización de los cientes. A continuación, se señalan algunas de ellas:

  • Gestionar adecuadamente las horas valle, es decir, buscar cómo sacar el mayor provecho de las horas en las que se tiene menos afluencia de público para atraer la atención con promociones o descuentos en esos momentos que puedan seducir al consumidor.
  • Descuentos de renovación o de adquisición de productos tras varios años en los que el cliente se ha mantenido fiel a la marca. De este nodo, nos aseguramos de contar con un buen servicio posventa y los clientes se quedan satisfechos de que los mimemos.
  • Que el cliente sienta que forma parte de la compañía, facilitándole la toma de pequeñas decisiones o elecciones en cuanto al producto, lo que es muy fácil gracias a las redes sociales.
  • Anticiparse a las necesidades del cliente, ya sea con la contratación de seguros, ofreciendo diferentes horarios de recogida o venta, ofreciendo otros servicios adicionales que además sumen calidad…
  • Que el cliente se pueda llevar dinero sin hacer nada, por ejemplo, a través de la publicidad instalada en apps que han sido desarrolladas por la empresa.
  • Facilitar que se prueben los productos y servicios y si no se queda satisfechos facilitar la devolución de forma fácil y sin gastos. Además, disponer de diversos métodos de pago para facilitar las compras.
  • Ofertas encaminadas a diferentes nichos de negocios que puedan resultar interesantes para el negocio en cada momento.

Se trata solo de alguna de las estrategias más comunes que las empresas están poniendo en marcha hoy en día y que consiguen enamorar a los clientes. Solo hace falta un poco de ingenio y mostrarle al consumidor que es importante, dotándole de capacidad de decisión y facilitándole la adquisición y prueba de los servicios.